Sobrevivir o huir... solo hazlo...

Tuve un día muy pesado, decido irme a dormir para poder tranquilizar mi mente, demasiadas cosas sucedieron este día, aun estoy un poco aturdida.


Mi cama se siente tan rica, de esos instantes en los que acostarte y sentir como tu espalda se acomoda es tan relajante y cómodo, que hasta un que otro pequeño crujido se escucha y tienes una sensación de total relajación... cierro mis ojos... es normal sentirme con frío?, ay no, otra vez no...


Toco donde estoy y dejó de ser mi cómoda cama, es concreto, muy frío por cierto. Me siento sin abrir mis ojos y siento mi cabello largo, abro mis ojos y estoy en un techo sentada, ¿Qué rayos hago en un techo? y ¿Por qué está tan largo mi cabello? waaa nunca lo había tenido tan largo, y tan suave, por un instante me distraigo de tal forma que se me olvida donde estoy, pero un sonido estruendoso me regresa a esa realidad, alguien atrás de mi calló como si hubiera dado un salto, me giro con rapidez y veo a un hombre hincado en una rodilla, como las caídas de los superhéroes, que siempre he pensado que deben de doler las rodillas, pero al verlo ponerse en pie con tal agilidad, me queda claro que estoy equivocada.


Me levanto con la misma agilidad que ese tipo se incorporó, - de hecho hasta me impresiona mi facilidad para moverme, pareciera que esto lo he hecho más veces de lo que me imagino, estos sueños siempre llegan a ser confusos - es de noche, estoy en una ciudad, no la puedo identificar, pero los anuncios que alcanzo a ver de reojo me deja en claro que estoy en este mundo, en la Tierra (ni yo se como explicarlo) el tipo me ve fijamente a los ojos, es alto, yo diría que como unos 20 centímetros más que yo, aunque aquí me siento levemente más alta, mido 1.65 en este momento en mi vida "real", así que a él lo veo como de 1.90, pues está como a 3 metros de mi, pero aun así lo tengo ver hacia arriba. Es guapo, pero su mirada tiene un brillo tan sombrío que me deja en claro que no es una buena persona, es un presentimiento que siempre tengo, es como un don, creo, que nunca se equivoca, te miro a los ojos y se si eres buena o mala persona, y él, es más que mala persona, su interior es lo más oscuro que he sentido alguna vez, algo me dice que esto no terminará bien.


Da un paso al frente y yo doy uno atrás, lo que lo hace soltar una sonrisa torcida bastante aterradora...


- Interesante, me agrada ver esa mirada de desconcierto, siempre me da ventaja. - veo a mis lados discretamente para ver el terreno, por alguna razón quiero salir corriendo, necesito huir, necesito correr, por alguna razón no lo puedo enfrentar, mi instinto de supervivencia me está gritando que huya y me está provocando ansiedad - Si no hubieras despertado ya hubieras podido huir, pero que tino tan genial que llegaras ahora.


Me queda claro que él se ha dado cuenta de que tengo esta conexión extraña, y que no soy la misma cuando despierto, él se inclina un poco con una mirada feroz, parece un gato montés a punto de atacar, pero, en vez de sentirme acechada, mi ansiedad se convierte en adrenalina, creo que mi subconsciente se ha percatado que no debo huir, debo pelear, me agazapo sutilmente, lo que hace que su mirada sea de confusión, creo que no esperaba que estuviera dispuesta a pelear, duda por un instante, pero yo solo sonrío con seguridad, lo que hace que él frunza el ceño y...


Él en un movimiento audaz se lanza contra mía intentando tomar mi cuello, yo me agacho con rapidez y le logro colocar un golpe en el torax, el cual debo decir es duro como una roca, pero mi puño es contundente y siento que cuenta con la misma dureza; él se gira en un solo movimiento tomándome de la cintura y me levanta por arriba de él, yo lo tomo de un brazo y evito que me gire, pongo resistencia y desde arriba tomo vuelo para regresar con los pies por delante, dándole un golpe tan fuerte que se dobla, cae de espaldas y gira sobre la misma y se queda hincado en una rodilla, yo me impulso con su torax para girar hacia atrás con una pierna por delante y caigo de pie con tal gracia, que cualquier gimnasta me tendría envidia; él se incorpora y extiende sus brazos con tal fuerza que el polvo sale expedido de las mangas de su camisa manga larga color azul rey, las marcas de las suelas de mis botas están en su pecho, dirijo mi mirada en esa dirección y vuelvo a reír, el se mira por un instante y se sacude en un movimiento...


- Para despertar sin conocimiento, peleas con demasiada audacia.

- Para seguirme durante un buen rato por estos techos, peleas con demasiada ligereza, cualquiera pensaría que no me quieres hacer daño.


Es cuando veo que su mirada cambia por segundos y es cuando lo entiendo: no quiere pelear conmigo para matarme... su misión es atraparme, mi pelea a cambiado a supervivencia por libertad... escucho a lo lejos más pasos corriendo y es cuando veo a la lejanía varios pares de ojos que vienen brincando techos atrás de él, brillosos como gatos, lo veo a él y sonríe, solo tenía que hacer tiempo, para que llegara la caballería... FUCK.


Bajo la mirada, respiro lentamente, adelanto mi pierna izquierda y pongo mi peso en ella, el piso comienza a cimbrarse, él mira hacia todos lados alrededor de él en el piso, mis ojos comienzan a sentirse muy calientes, mis labios, mis orejas, incluso mis manos y pies, es cuando el grita: NOOOO! se abalanza hacia mi pero es demasiado tarde, en una luz cegadora desaparezco, siento un calor inmenso y la luz se desvanece conmigo en una avenida, levanto la mirada y estoy a la mitad de una calle, veo dos luces blancas que van hacia mi, se escucha un rechinido de llantas y siento como mi cuerpo se desvanece...


A escasos centímetros veo como una llanta se detiene adelante de mi cara, alguien abre la puerta, se baja del vehículo, corre a ayudarme creyendo que me ha atropellado, se percata que no me ha golpeado, pero aun así no me puedo levantar, mi cuerpo arde, me siento exhausta y me tiembla cada extremidad, nunca había hecho algo así en ningún sueño, no sabía que podía irme de un lugar, aunque si sabía antes que podía hacerlo, ahora veo porque no lo hacía, mi cuerpo tiene un umbral del dolor muy alto, y aún así siento que me han desmembrado cada parte de mi cuerpo, pero las volvieron a poner.


El señor que venía en el auto que se bajó, me giró y solo solté un gemido de dolor, le grita a alguien: Llama a una ambulancia ahora, HAZLO HIJA...


Es cuando se acerca una chica, dirijo mi mirada hacia su rostro y es cuando dice: Liss? NO PUEDE SER, ESTAS HIRVIENDO, NO PUEDE SER...

- La conoces?

- Si iba conmigo en la escuela, en la prepa, no es posible, quédate conmigo... Papá mira, esos moretones, se están haciendo moretones... ¿Qué está pasando?

- Hola...


Y despierto en mi cama, no me puedo mover me duele todo el cuerpo, no puedo respirar, siento oprimido mi corazón, después de unos segundos al fin puedo dar un suspiro con fuerza y me siento de golpe... ¿Qué fue eso? ¿Qué rayos está pasando? ¿Qué hacía ella en mis sueños?...


#SagaHeled #SueñosInteractivos #DeSueñosNaceLaHistoria #AutoraHeled #HELED #LiteraturaFantástica

© 2008 Armida Lisset Del Río Quintanilla

FOLLOW ME

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

Sitio Creado por Lisset Del Río | Brigada Empresarial